Yo no puedo emprender. Excluido por ser maduro

Imprimir artículo Imprimir artículo
Descargar pdf Descargar PDF
Miguel Angel Robles
Director General
Interban Network


Fichas de colores

 

Me parece sinceramente injusto y perjudicial para nuestra economía que, ante el posible desarrollo de medidas de apoyo a los emprendedores se discrimine positivamente a jóvenes y mujeres, pues entiendo que el mundo de los negocios no es algo en lo que puedan establecerse los mismos parámetros que en el ámbito de lo social, y está bien que jóvenes y ancianos tengan más barato el abono transporte o el ferrocarril, pero no entiendo muy bien por qué si vamos a competir con un negocio en el mercado las reglas del juego no sean iguales para todos.

Algunas de las posibles medidas de incentivo al emprendimiento que se están anunciando apuntan a una reducción en los seguros sociales de autónomos hasta los 50 euros mensuales, e incluso poder cobrar el paro los primeros seis meses mientras que al mismo tiempo se emprende. Es evidente que pueden ser medidas de estímulo para emprender pero no entiendo la limitación en edad y discriminación por sexo.

Hay un colectivo, que además de verse afectado por la crisis, atesora algunas características que puede hacer de ellos emprendedores de éxito, son aquellos que tienen una edad comprendida entre los 35 y 55 años, con cierta experiencia profesional, con cierta capacidad económica generada durante años, a los que acaban o van a despedir de sus puestos de trabajo, dado que las empresas en las que trabajaban están viéndose afectadas de forma severa por esta crisis. Me refiero a esos centenares de miles de trabajadores de los sectores de Banca y Cajas de Ahorro, de empresas de telecomunicaciones, de empresas de servicios o industria que estamos desmantelando.

Este tipo de medidas no fomentan las ganas de emprender de estos colectivos, pues es evidente que desalientan al saber que aquel joven que montará un negocio igual al suyo en la puerta de al lado tendrá menos costes sociales y más apoyo económico que él, y a buen seguro podrá por estos motivos competir directamente en precios. Tal vez por eso con todo desempleado de Banca y Cajas de Ahorros con el que hablas, te diga que esta todo el día haciendo números para ver si con esta u otra forma de despedirle llega a la edad de jubilación, pero con ganas de emprender, ninguno. Esta falta de estímulos es muy mala para nuestro país, perdemos gente de valor para generar riqueza y además fomentamos un mayor coste para la seguridad social en prestaciones por desempleo.

Apoyo y defenderé cualquier medida que fomente a los emprendedores, pero rechazo y veo injusto e innecesaria esta discriminación por edad o sexo.


Todas las opiniones, comentarios o afirmaciones vertidas en los vídeos y artículos puestos a disposición desde este servicio web no son responsabilidad de Ibercaja, sino que muestran la opinión del respectivo autor.


Fundación Bancaria Ibercaja

Fundación Bancaria Ibercaja. C.I.F. G-50000652.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Mº de Educación, Cultura y Deporte con el nº 1689.
Domicilio social: Plaza de Basilio Paraíso, n 2, de Zaragoza.

Fundación Bancaria Ibercaja está autorizada al uso
de la marca "Ibercaja" por Ibercaja Banco S.A., que es titular de la misma