Transformación digital inteligente

Imprimir artículo Imprimir artículo
Descargar pdf Descargar PDF
Jorge Lucio Sánchez Galán
Director de Operaciones y Cofundador de la Metodología i•3

 


 

 

Cuando hablamos de transformación digital inteligente, nos referimos a la reordenación de una organización a través de la tecnología digital para mejorar la forma en la que ésta opera.

En pocas palabras, consiste en utilizar la tecnología digital para obtener la satisfacción de los clientes y la puesta en valor de los recursos de forma rentable para la organización. El cliente, por tanto, es parte de la transformación digital y exige a las organizaciones modelos basados en Customer Digital Centric, que consiste en colocar al cliente y a sus necesidades en el centro de la estrategia digital de la empresa.

Internet, tal como entiende la Metodología i·3, es un sistema de comunicación revolucionario. Las empresas deberían aprender a comunicarse con los clientes digitales, o se quedarán incomunicadas con el mercado y no podrán realizar sus transacciones económicas. Al surgir nuevos “jugadores” en los distintos modelos de negocio y en los distintos sectores que saben comunicarse con el cliente digital, las empresas se ven obligadas a cambiar su modelo… y es el momento en que surge la necesidad de hacer una transformación digital inteligente.

La transformación digital inteligente ha de aplicarse desde una fábrica con sus proveedores o distribuidores, hasta su relación con los clientes y los consumidores. Trabajando aspectos como: la necesidad de delegar los procesos al cliente; obtener un conocimiento que le permita ir realizando una eficiencia; generar que las líneas de producción eliminen actividades de no valor para el cliente; o bien aumentar la productividad orientándose a la personalización de los productos y muchos más.

Los factores clave de éxito para la transformación digital son:

1.-  Identificar cómo se debe adaptar el modelo de negocio en el ecosistema digital. Si la transformación digital no está orientada a un resultado de negocio, como es el aumento de ingresos, la eficiencia, la empleabilidad y/o bien la productividad, la verdad es que todo se convierte en gasto que no retorna bien.

2.-  Criterio. Si no sabemos determinadas técnicas y/o disciplinas digitales, no seremos capaces de tomar decisiones en los proyectos de transformación digital, lo que supone un riesgo si hacemos una transformación digital y dejamos que el criterio sobre nuestro negocio digital lo dejamos en mano de terceros

3.-  La transformación digital implica replantear todos los procesos, los sistemas, la organización, la gestión de la información y los datos… lo que implica un cambio sustancial en el modelo de gestión de la empresa

4.-  El tiempo. En cualquier empresa, dedicar tiempo para la transformación digital es un problema, dado hay que formarse para tener criterio. El perímetro es muy amplio, y sobre todo el tiempo que requiere replantear todo el modelo de gestión

5.-  Conclusión: El criterio que se precisa, la dedicación del tiempo y el cambio que implica el modelo de gestión del negocio en el ecosistema digital, requiere de factores de éxito basado en jornadas y eventos como los que organiza Ibercaja, junto con ESIC y por otro lado, proyectos realizados con la Metodología i·3 que pretende poner foco en lo que realmente se precisa y optimizar el tiempo para que el proyecto sea eficiente y rentable para la organización.

Cuando se adapta un modelo de negocio al ecosistema digital, surgen dos aspectos diferenciadores: la necesidad de orientar los procesos, los sistemas, la organización y la gestión del dato al cliente y a los consumidores; por otro lado, trabajar una propuesta de valor diferencial dentro de la cadena de gestión (sea a distribuidores, mayoristas, minoristas o clientes finales empresas o particulares). Esto genera dos efectos, por un lado, mayor competitividad al encontrar las empresas una unicidad para sus clientes. Por otro lado, garantizar que los procesos de negocio y de soporte son operados por los empleados, que al conocer la empresa y al formarse en las técnicas y disciplinas digitales, les permite mejorar la productividad y la competitividad.

La transformación digital es una disrupción más de un océano de disrupciones en la nueva realidad del siglo XXI. La transformación digital inteligente supone la adaptación del negocio para conseguir la satisfacción del cliente digital de forma rentable para la empresa. Las organizaciones han de ser disruptivas y presentar un ecosistema digital que modernicen las áreas de negocio para orientar su gestión al cliente digital.

Esto requiere de la digitalización de todos los procesos de negocio, su relación con otras áreas, el tratamiento y la gestión de datos se han de convertir en la ventaja competitiva (data y análisis). Una organización con cultura y motivación digital puede garantizar la empleabilidad, la productividad y finalmente, el foco en el cliente. Estamos hablando de conseguir un nuevo modelo de negocio orientado a las personas y a la personalización de la oferta para nuestros clientes y consumidores.


Todas las opiniones, comentarios o afirmaciones vertidas en los vídeos y artículos puestos a disposición desde este servicio web no son responsabilidad de Ibercaja, sino que muestran la opinión del respectivo autor.


Fundación Bancaria Ibercaja

Fundación Bancaria Ibercaja. C.I.F. G-50000652.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Mº de Educación, Cultura y Deporte con el nº 1689.
Domicilio social: Plaza de Basilio Paraíso, n 2, de Zaragoza.

Fundación Bancaria Ibercaja está autorizada al uso
de la marca "Ibercaja" por Ibercaja Banco S.A., que es titular de la misma