La gestión efectiva del estrés laboral

Imprimir artículo Imprimir artículo
Descargar pdf Descargar PDF
Marisa Felipe Escriche
Coach ejecutivo

 


La problemática del estrés laboral es ya una realidad que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido como “epidemia mundial”. En Europa hay 40 millones de afectados con un coste de 20.000 millones de euros, siendo la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo, en su informe "El Estado de la Seguridad y Salud en el Trabajo en la UE", quien sitúa al estrés, a la cabeza de la lista de los principales factores de riesgo.

Persona corazonEste riesgo laboral se ve materializado en el incremento del absentismo laboral debido a bajas por enfermedad, siendo las más comunes: la depresión y la fatiga y las lesiones músculo-esqueléticas (dolores de espalda, tendinitis... etc.). Absentismo que en nuestra Comunidad Autónoma, no sólo disminuye la salud de sus trabajadores, sino que incide claramente en la competitividad de nuestras empresas, afectando a la cuenta de resultados y marcando un claro descenso en su calidad total.

En esta sociedad de cambio parece obvio reflexionar sobre si los modos tradicionales de proceder son efectivos en esta nueva realidad. Las transformaciones acontecidas en estos últimos años exigen nuevos paradigmas que hagan frente a los nuevos retos. El alto rendimiento en las organizaciones exige incrementar recursos internos que partan del individuo y es en el desarrollo de competencias cognitivo conductuales donde encontramos el marco para facilitar no sólo el cambio de conductas sino y sobre todo, el de las formas de actuar y de pensar.

Las herramientas cognitivo conductuales permiten en primer lugar, conocer cuáles son los principales modelos de actuación individuales y cómo estos influyen en nuestra productividad y en nuestras relaciones laborales, así, se demuestra que el valor de una persona genera valor en la organización y que es importante gestionar los niveles de estrés para poder mantener un entorno laboral propicio. Elementos todos ellos que inciden directamente en la optimización de los resultados de la organización.

La gestión efectiva del estrés laboral implica abarcar la problemática desde varios aspectos. Los recursos cognitivo conductuales, permiten elaborar un diagnóstico a través del conocimiento y la gestión de uno mismo, incluyendo métodos para entender y observar las emociones con el objetivo de averiguar si pueden llegar a ser agentes estresores. Del mismo modo es importante descubrir cómo algo tan inherente a la sociedad laboral como es el cambio, desborda a los trabajadores de cualquier rango o por el contrario éstos pueden contar con medios innatos para manejarlo. Al igual que si algo tan consustancial al ser humano como la toma de decisiones influye y de qué manera en el desgaste organizacional.

Un segundo paso para este manejo efectivo del estrés, debe consistir en detectar cómo esta problemática afecta a las relaciones interpersonales, por lo que resulta de vital importancia perfeccionar habilidades emocionales que permitan trabajar eficazmente con una amplia variedad de personas y circunstancias con la finalidad de crear nuevos hábitos que permitan una mayor productividad. Conocer la amplia y extensa variedad de relaciones, estudiar y conocer la comunicación entre los diferentes miembros de un equipo incidiendo en aquellos aspectos que pueden desencadenar el estrés, nos llevan a sugerir en el entorno laboral, nuevas formas de relacionarse que impliquen menos fricciones.

Los programas de reducción de estrés basados en la atención plena están más que avalados en la amplia y variada literatura científica,  siendo un complemento idóneo para prevenir y afrontar de una manera tangible las situaciones de estrés laboral. 

Si a estos elementos de diagnóstico se les incluye la incorporación de un plan específico de actuación estaremos proporcionando al sistema empresarial un elemento de actuación directa para emprender acciones específicas que aborden las situaciones laborales más proclives a desencadenar situaciones estresantes, promoviendo cambios significativos como elementos vitales para la excelencia y la competitividad laboral.

El ciclo de la gestión efectiva del estrés debe finalizar con un seguimiento que permita medir y cuantificar los conocimientos adquiridos y puestos en marcha en el plan de acción, con el firme propósito de eliminar o reforzar aquellos aspectos que se quieran incorporar al desempeño laboral diario, posicionando a las empresas de una manera no sólo competitiva sino también resolutiva ante uno de sus frenos más habituales. 


Todas las opiniones, comentarios o afirmaciones vertidas en los vídeos y artículos puestos a disposición desde este servicio web no son responsabilidad de Ibercaja, sino que muestran la opinión del respectivo autor.


Fundación Bancaria Ibercaja

Fundación Bancaria Ibercaja. C.I.F. G-50000652.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Mº de Educación, Cultura y Deporte con el nº 1689.
Domicilio social: Plaza de Basilio Paraíso, n 2, de Zaragoza.

Fundación Bancaria Ibercaja está autorizada al uso
de la marca "Ibercaja" por Ibercaja Banco S.A., que es titular de la misma