La buena información, un factor para mejorar la competitividad en la empresa agroalimentaria

Imprimir artículo Imprimir artículo
Descargar pdf Descargar PDF
Elisa Plumed
Periodista freelance experta en agricultura y alimentación

Se dice que la información es poder. ¿Por qué? Porque quien posee más datos y un mayor conocimiento sobre una materia, cuenta con más elementos para tomar una mejor decisión al respecto.

Cuando se habla de información no hay por qué entenderla como “las noticias de última hora”. La información también es documentación, análisis, opiniones y diferentes puntos de vista que ayudan a obtener la visión más completa posible sobre un asunto concreto.

Visto así, la información es poder en cualquier ámbito de la vida, incluido el de cómo mejorar la competitividad de nuestra empresa agroalimentaria, que es el asunto que nos ocupa.

 

FIABILIDAD DE LAS FUENTES

Si en el siglo XX ya vivíamos en la era de la información —porque gracias a los medios como la prensa, la radio y la televisión, ésta era más accesible para el ciudadano— con la explosión de internet y de las redes sociales nos encontramos en la era de la comunicación, donde esta fluye del emisor al receptor... ¡y viceversa!

Internet ha “democratizado” no sólo el acceso a la información, sino también la creación de la misma, de manera que muchos consumidores son a la vez productores de noticias (lo que se conoce como prosumers).

En esta situación, el exceso de información es abrumador, las noticias no nos informan, nos invaden, y en lugar de servirnos de luz para guiarnos en nuestro camino, a veces se convierten en un ruido que a duras penas nos dice por dónde seguir.

Así, hoy día se pueden encontrar tanto informaciones a favor como en contra de un mismo tema, sin saber, como espectadores, qué versión puede ser la más cercana a la realidad.

Por ello, hoy más que nunca, es imprescindible que, como consumidores de información, analicemos cuáles son las fuentes, de dónde procede una noticia o reportaje y buscar qué institución, empresa o persona hay detrás. De este modo, el trabajo del receptor se ha complicado muchísimo, porque, no sólo tiene que recibir, sino cribar cuál es la más fiable.

En el sector agroalimentario, las fuentes de información pueden ser diferentes: institucionales (como el Ministerio de Agricultura, Alimentación o Medio Ambiente o las diferentes consejerías del área); empresariales; sindicales (organizaciones profesionales agrarias); de centros de investigación o de la multitud de asociaciones y organizaciones profesionales especializadas.


LA INFORMACIÓN AGROALIMENTARIA ACTUAL

El “boom” de internet  ha generado una importante crisis en la prensa general, y a ella hay que añadir la crisis económica, que también ha afectado de forma decisiva. Esto ha hecho que el panorama de los medios de  información haya cambiado bastante en todo el mundo y, por extensión, también en la información agroalimentaria. A diferencia de hace varias décadas, hoy día es difícil encontrar información sobre el sector primario en la prensa general. Sin embargo, hay multitud de publicaciones, en papel y en web, muy especializadas.

Aunque hay revistas nacionales (en papel) que se siguen manteniendo, como Agricultura, Ganadería, Vida Rural, Agronegocios, o Agrictechnica, otras publicaciones como Europa Agraria o Laboreo han dejado de existir en los últimos años.

Por su parte, también existen novedades que alegran al sector, como recientemente el periódico económico El Economista, que ha lanzado una separata dedicada a información agroalimentaria. Tanto las veteranas como las nuevas cuentan con su homóloga on-line.

Publicaciones muy especializadas por su sectorialización como Valencia Fruits, Avicultura, Revista Frisona, etc., también siguen en activo, informando fielmente sobre sus áreas.

En cuanto a agencias de noticias, la estatal EFE creó EFEagro hace más de una década, una sección especializada en la información agraria y alimentaria que posee un considerable reconocimiento en el sector.

Gracias a internet, han sido muchos los portales o páginas web que han ido surgiendo y que actualmente ya se consideran veteranos: como Agroinformación, Agrodigital, Infoagro, Agricultura.org; Agroterra... Gran parte de ellos se dedican, básicamente, a recopilar y difundir las informaciones generadas por otros (principalmente, gabinetes de prensa).

En los últimos años, la especialización agroalimentaria ha llegado a las comunidades autónomas, y han surgido iniciativas muy interesantes como AgronewsCastillayLeón.com o Diariodelcampo.com, donde, además de republicar comunicados de prensa, elaboran informaciones y análisis propios.

Asimismo, la moda de los blogs también ha alcanzado al sector agroalimentario, pudiéndose encontrar algunos muy interesantes como el de Me importa un pimiento! (sobre comunicación y marketing alimentario); Joséantonioarcos.wordpress.com (sobre cultivos de invernadero); Twins-Farms (comentarios de dos hermanos agricultores sobre maquinaria); Criandonaranjos.com (sobre innovación en la agricultura cordobesa); Lacriba.net (análisis político y social del agro);...

Y es que, a parte de la democratización de la información, otro punto muy positivo que permite internet es la superespecialización, es decir, crear sitios web muy "de nicho" para cubrir las necesidades informativas y comunicativas del consumidor.

PLATAFORMAS

Precisamente, pensando en esta especialización, hace años que nació Documenta, de Ibercaja, una iniciativa de servicio de información y documentación web dirigido al sector agroalimentario donde se pueden encontrar desde noticias de prensa, normativas, documentación técnica, libros, informes,...

Posteriormente, hacia 2010, nació Chil.org, una red profesional muy potente sobre agroalimentación y medio ambiente que incluye noticias de actualidad, cursos de formación, redes sociales, blogs, etc.

Aunque la prensa escrita (en papel o digital) sigue siendo mayoritaria, también existen diferentes programas de radio y televisión —algunos nacionales y cada vez más, autonómicos— que brindan información y análisis sobre el sector agroalimentario.

¿CÓMO UTILIZAR LA INFORMACIÓN PARA MEJORAR LA COMPETITIVIDAD DE MI EMPRESA?

Si la información es poder y estamos en la era de la comunicación, no hay excusa posible para no estar al día en lo que ocurre a nuestro alrededor. Por otra parte, la vertiginosa velocidad de la sociedad actual obliga a que cualquier empresario esté alerta de cualquier novedad que pueda mejorar su negocio, que lo haga diferente para conseguir ese ansiado hueco en un mercado cada vez más competitivo.

Así, la información es imprescindible. Ahora bien, como ya se ha expuesto, el reto es: ¿cuál de toda es la información que necesito?

Aquí, el traje tiene que ser a medida. Por ello, lo aconsejable sería elaborar un pequeño listado del tipo de informaciones que precisa mi empresa: —novedades técnicas, investigaciones, legislación, decisiones políticas, movimientos sindicales, análisis de mercados, tendencias de consumo, ferias, exportaciones, tendencias de marketing... —, buscar quién ofrece esa información, analizarla y reflexionar sobre los medios, webs y blogs que encuentro y hacerles seguimiento.

No hace falta que este trabajo se haga a diario, si no se es un fanático de la actualidad agroalimentaria y de las redes sociales, se pueden establecer rutinas semanales que ayuden a dar un repaso por la actualidad de nuestro sector. Seguro que ese tiempo, a medio y largo plazo, será una buena inversión para mejorar nuestra empresa.

Por último, nuestra empresa también puede convertirse, no sólo en consumidora de información, si no en productora. Nunca ha sido tan fácil como hoy día tener un sitio web propio, ofrecer informaciones a través de un blog, participar en debates en redes sociales. Si se hace con profesionalidad y estableciendo una estrategia de comunicación, seguro que la imagen de la empresa se verá beneficiada.


Todas las opiniones, comentarios o afirmaciones vertidas en los vídeos y artículos puestos a disposición desde este servicio web no son responsabilidad de Ibercaja, sino que muestran la opinión del respectivo autor.


Fundación Bancaria Ibercaja

Fundación Bancaria Ibercaja. C.I.F. G-50000652.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Mº de Educación, Cultura y Deporte con el nº 1689.
Domicilio social: Plaza de Basilio Paraíso, n 2, de Zaragoza.

Fundación Bancaria Ibercaja está autorizada al uso
de la marca "Ibercaja" por Ibercaja Banco S.A., que es titular de la misma