Entrevista a Miguel Ángel Robles, autor de "I love my pyme"

Imprimir artículo Imprimir artículo
Descargar pdf Descargar PDF
Miguel Ángel Robles
Autor del libro "I love my Pyme"

 

 


Portada del libro

 

 

Pregunta. ¿Cuándo y por qué nace el libro I love my Pyme?

Respuesta. El libro nace en el momento en que me doy cuenta que, por culpa de las dificultades que está provocando esta crisis, empiezo a dejar de amar a mi Pyme. Después de 30 años como emprendedor y empresario, pues soy uno de esos que llaman "emprendesarios", la crisis me transformó y ni mis socios, ni mi equipo, me reconocía. Una época llena de falta de compromiso, solidaridad, capacidad de reflexión, en la que me volví autista, déspota e intransigente. El miedo provocado por la incertidumbre me había ganado la partida. Gracias a la valentía de los que estaban a mi alrededor, que me pusieron de manifiesto este cambio, reaccioné y de esa reacción sale este libro "I Love My Pyme". He querido compartir mis reflexiones con otros, por eso el escribirlo.

P. ¿Cuáles son las principales aportaciones este libro respecto a otros de temática similar?

R. Por desgracia, en nuestro país se escriben pocos libros para las Pymes. Desde una de las primeras editoriales españolas me dieron una respuesta negativa a la publicación de esta obra por su parte, argumentándome que los libros de Pymes no se vendían. No existen muchas obras que reflexionen sobre cómo gestionar las Pymes desde las emociones, y menos aún que traten de hacer entender el valor del amor hacia la Pyme para obtener el éxito. Como dice Eduardo Punset en el prólogo, puede ser que el principal valor diferencial sea hacer entender fácilmente conceptos que a simple vista parecen complejos y, sobre todo, al transmitir mi propia experiencia personal, he querido darle un matiz muy práctico.

P. ¿Qué es lo que más te ha sorprendido al investigar y escribir este libro?

R. La mayor sorpresa me la lleve cuando observé que aun estábamos muy lejos de cambiar la forma de gestionar personas en las organizaciones. Creo que el avance desde la gestión de recursos del siglo pasado a la gestión de personas está siendo muy lento y en cierto sentido fraudulento, pues he observado mucha más literatura y propaganda que realidad en este cambio. Descubrí, al investigar sobre la gestión emocional en las organizaciones, que de forma natural estaba liderando y dirigiendo una pequeña empresa basándome en algo tan fundamental como son los valores. Al tener que reflexionar para escribir, me di cuenta que en muchos casos cuando gestionamos personas nos olvidamos de los sentimientos de estas y creo que hoy en día es fundamental atender al principio de que todos queremos ser felices.

P. ¿Qué parte te gusta más del libro y por qué?

R. Mi socio, Ángel Escribano me ayudó a describir algo que quería expresar en la obra, pero que no era capaz de ponerle nombre. Él me dio la pista para poner énfasis en ese “Lovers versus Managers”, argumento que me ha servido para establecer una vía de equilibrio entre ser buen gestor y buen amante de nuestra Pyme. La pregunta, ¿tú que prefieres ser buen amante o buen gestor?, me llevó de forma directa a investigar sobre ¿por qué triunfamos? Nuestros deportes de equipo, que son como las Pymes del deporte, pequeños grupos trabajando para un objetivo común, están triunfando como nunca lo habían logrado; La ÑBA, Los Hispanos, La Roja, Las Chicas de Oro, La Armada Invencible, todos equipos con talento, compromiso y esfuerzo. ¿Qué les hace diferentes? La pasión. Ésta búsqueda de la diferencia pasional en el éxito es tratada en un capítulo y tal vez sea el que más me agrade.

P. ¿Cuáles son, resumidamente, las tres principales claves que te gustaría destacar del libro?

R. En primer lugar, que no deja un sabor amargo, soy optimista por naturaleza y creo que esta obra abre un capítulo a la esperanza para nuestras pequeñas y medianas empresas, en un contexto tan complicado. La segunda clave, es la capacidad crítica que aporto, crítica entendida como constructiva, pues no me quedo sólo en estudiar los problemas de nuestras Pymes, lo que intento además es aportar soluciones. Y por último, creo que la clave fundamental es que la obra es fiel reflejo de mi pensamiento y pone por delante a las personas frente a los resultados y las propias organizaciones.

P. ¿Cuál es el mayor reto al que se enfrentan hoy día las Pymes?

R. Creo que el principal reto al que se enfrentan las Pymes sigue siendo el de la supervivencia. Nuestras grandes debilidades son la falta de capitalización y la dificultad que seguimos teniendo en el acceso al crédito y que este sea tan caro, unos 2,5 puntos más que la media europea. Aun existiendo caminos por recorrer, como la internacionalización y la innovación, esta crisis está siendo demasiado duradera y la contracción de los mercados hace sufrir mucho a todo nuestro tejido empresarial. Siendo así nuestro entorno, el reto es ser capaces de llevar nuestra Pyme hasta buen puerto. ¿Cómo? Con esfuerzo, compromiso y talento.

P. ¿Cuáles son las tres principales claves directivas para gestionar una Pyme?

R. Creo que la primera es la humildad. Ser Pyme dice mucho, no podemos gestionar pensando que nuestra empresa no tiene debilidades. Lo importante, es saber dónde están e intentar convertirlas en fortalezas, pero para reconocerlas hay que ser humilde. En segundo lugar, destacaría la laboriosidad. Ser laborioso al dirigir una Pyme es el mayor ejemplo para que todos, el equipo, los clientes, los proveedores, te reconozcan y acompañen hacia ese camino de esfuerzo y compromiso. Y por último, destacaría la ética, en un entorno micro como lo es una Pyme, es fundamental. 


Todas las opiniones, comentarios o afirmaciones vertidas en los vídeos y artículos puestos a disposición desde este servicio web no son responsabilidad de Ibercaja, sino que muestran la opinión del respectivo autor.


Fundación Bancaria Ibercaja

Fundación Bancaria Ibercaja. C.I.F. G-50000652.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Mº de Educación, Cultura y Deporte con el nº 1689.
Domicilio social: Plaza de Basilio Paraíso, n 2, de Zaragoza.

Fundación Bancaria Ibercaja está autorizada al uso
de la marca "Ibercaja" por Ibercaja Banco S.A., que es titular de la misma