Dos consejos para controlar el estrés laboral

Imprimir artículo Imprimir artículo
Descargar pdf Descargar PDF
Ramiro Canal
Psicólogo empresarial
Negociador Internacional Sénior (Universidad de Harvard)

 


 

«Cuenta una antigua historia que un agricultor caminaba por una carretera con un gran saco de manzanas que llevaba al mercado local para vender. Un comerciante que circulaba con una camioneta por la misma carretera se ofreció a llevarlo en la parte de atrás que se encontraba abierta, lo que el agricultor aceptó. Así el agricultor recorrió los kilómetros que le separaban del mercado en la camioneta, pero con su saco a cuestas…».

«Un profesor hablaba sobre el manejo del estrés personal. Levantó un botellín de agua y preguntó a sus alumnos: ¿Cuánto creen ustedes que pesa este botellín de agua? Las respuestas fueron 200, 250, 300 y 500 gramos. Entonces el profesor comentó: Lo más importante no es el peso absoluto. Depende de cuánto tiempo voy a sostenerlo. Si lo sostengo durante un minuto, no pasa nada. Si lo sostengo durante una hora, tendré un dolor en mi brazo. Si lo sostengo durante seis horas, tendrán que llamar una ambulancia. Pero es exactamente el mismo peso, pero cuanto más tiempo paso sosteniéndolo, más pesado se va volviendo. Si cargamos nuestras preocupaciones, malestares, ansias, inquietudes, intranquilidades y desasosiegos todo el tiempo no seremos capaces de continuar, la carga se irá volviendo cada vez más pesada y entonces viene la desesperación y el estrés».

¿Crees que el estrés es beneficioso para tu salud?

Pues no es solo no es bueno sino que perjudica de manera importante la salud física y mental de las personas. Algunas consecuencias que hemos estudiado los psicólogos repetidamente se refieren a insomnio, pérdidas de memoria, ansiedad, irritabilidad, sentimiento de malestar, aumento de la tensión arterial y las pulsaciones…

En los últimos años se ha investigado con profusión, y se entiende el estrés como una movilización importante de energía del organismo para hacer frente a la situación estresante.  Todo bien, si no fuera porque se paraliza la digestión ya que no hay tiempo de aprovechar los beneficios energéticos de este lento proceso. Se inhibe el crecimiento ya que es mejor dejar para otro día que crezcan los huesos. El sistema inmunitario, que nos defiende de infecciones y enfermedades a medio y largo plazo, deja de funcionar o funciona de manera defectuosa.

Sabemos que el estrés es especialmente dañino para nuestra salud cuando nos encontramos en situaciones sin salida (indefensión aprendida). Se trata de situaciones que nos desbordan mentalmente y que no sabemos o no podemos solucionar.

Primer consejo:

Busca salidas a todas las situaciones y no te encierres en ti mismo, ni en la vida personal ni en la vida laboral.

Hace un tiempo visitaba en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza a un amigo que esperaba una operación importante.  Su compañero de habitación no hacía más que ir al baño sin parar. 

¿Pero qué te pasa? le pregunté, “Llevo así quince días fruto de una colitis ulcerosa y tengo 45 centímetros del colon sangrando”. ¿A qué asunto le das vueltas a la cabeza?  ¿Cómo sabe usted eso? Me respondió. Anda, deja de rumiar y dar vueltas y vueltas a la cabeza y saldrás pronto ¿o te quieres quedar en el hospital?  Depende de ti.

A la semana siguiente ya estaba de alta. 

El caso es que nunca supe a qué le daba vueltas a la cabeza este buen hombre… 

 Segundo consejo:

No le des vueltas a la cabeza a tus problemas más de lo necesario e imprescindible.

Te deseo una vida feliz y con muy buena salud.

Cuídate.


Todas las opiniones, comentarios o afirmaciones vertidas en los vídeos y artículos puestos a disposición desde este servicio web no son responsabilidad de Ibercaja, sino que muestran la opinión del respectivo autor.


Fundación Bancaria Ibercaja

Fundación Bancaria Ibercaja. C.I.F. G-50000652.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Mº de Educación, Cultura y Deporte con el nº 1689.
Domicilio social: Plaza de Basilio Paraíso, n 2, de Zaragoza.

Fundación Bancaria Ibercaja está autorizada al uso
de la marca "Ibercaja" por Ibercaja Banco S.A., que es titular de la misma