Competitividad individual como paso previo para alcanzar la competitividad empresarial

Imprimir artículo Imprimir artículo
Descargar pdf Descargar PDF
Humberto Roselló Lloreda
Socio-Coach de Negocios Certificado
madrida.impulsocoach.com


Si definimos COMPETITIVIDAD EMPRESARIAL como la medida en la que una organización, bajo condiciones de mercado libre, es capaz de producir bienes y servicios con éxito, manteniendo y aun aumentado al mismo tiempo la renta real de sus propietarios, necesitamos dar un paso previo:

Conseguir la COMPETITIVIDAD INDIVIDUAL”, individuos inconscientemente competentes con habilidades y competencias perfectamente definidas, y que son capaces de mejorar y crecer en el marco de sus habilidades y competencias.

Pirámide de la competitividad

Una vez conseguimos la competitividad individual hay que pasar a la COMPETITIVIDAD EMPRESARIAL, entrando en juego, no sólo las personas, sino también los procesos de producción y los administrativos.

Para alcanzar esta competitividad pueden utilizarse diversas estrategias. Cada empresa define la que más le conviene de acuerdo al escenario económico, social y cultural en el que se desarrolla.

Quizá uno de los escenarios más difíciles es aquel donde las pequeñas empresas se desenvuelven, ya que es muy difícil ser competitivo ante grandes Grupos que a veces dominan completamente el mercado. Pero no hay que verlo como una debilidad sino como una fortaleza. La analogía más adecuada en este caso es la de David y Goliat, donde Goliat estaba tan confiado de su tamaño que David le pareció inofensivo y donde David sabía muy bien que podría pegarle porque Goliat era demasiado grande como para no atinar el golpe.

Entonces, para crear estrategias es necesario establecer objetivos de desarrollo. Además es importante seguir algún modelo que pueda establecer orden en todos los procesos, tanto productivos como administrativos de la empresa. La diferencia entre estos dos tipos de procesos es que los productivos dependen de una máquina física tangible (que consiste en los equipos necesarios para producir bienes, servicios o software) y de un equipo de personas que tengan el conocimiento técnico para hacerla trabajar, los procesos administrativos dependen solamente de un equipo de personas con el conocimiento técnico, las habilidades y las competencias necesarias para dirigirlos.

Al final todo depende del modo en que la organización sea dirigida y en la visión que los líderes de ésta tengan. Entonces es necesario que los líderes organizacionales hayan superado el nivel de la competitividad individual, porque el nuevo reto consiste en trabajar en equipos, buscando sinergias y objetivos comunes.

Ahora bien, todo aquel que ha superado el nivel de competitividad individual, es alguien que está dispuesto a enfrentar cambios, pero estos cambios necesitan objetivos claros, no se puede cambiar si no se sabe que es lo que se espera de ese cambio.

CONCLUSION

Para alcanzar los niveles de competitividad es necesario trabajar desde la base, somos los individuos los que debemos adquirir los compromisos y los retos para cambiar y mejorar.

Decía Warren Buffet, famoso inversionista y uno de los hombres más ricos del mundo, que no era necesario hacer cosas extraordinarias para obtener resultados extraordinarios.

Tenía mucha razón, vamos a hacerlo sencillo, pero…. ¿cómo? Siguiendo estos pasos:

1- Planificar, identificar la situación buscada, la situación actual y marcar un plan de acción para lograrla.

2- Control, establecer orden en la empresa y disponer de indicadores que nos permitan tomar decisiones adecuadas

3- Ventas y Marketing, optimizar la comercialización de productos y servicios estableciendo estrategias innovadoras.

4- Sistemas y Procedimientos, hacer depender la empresa de sistemas y procedimientos y no de personas, es decir, sistematizar la rutina y humanizar la excepción.

5- Desarrollar capacidades personales, alcanzar el liderazgo, enseñando y ayudando a los colaboradores para que alcancen primero la competitividad individual paso previo a la competitividad empresarial, como hemos comentado.

Esto es lo que aporta el Coaching de negocios a las PYMES, esto es lo que aporta Impulso Coaching, la primera Empresa de Coaching de Negocios de España.


Todas las opiniones, comentarios o afirmaciones vertidas en los vídeos y artículos puestos a disposición desde este servicio web no son responsabilidad de Ibercaja, sino que muestran la opinión del respectivo autor.


Fundación Bancaria Ibercaja

Fundación Bancaria Ibercaja. C.I.F. G-50000652.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Mº de Educación, Cultura y Deporte con el nº 1689.
Domicilio social: Plaza de Basilio Paraíso, n 2, de Zaragoza.

Fundación Bancaria Ibercaja está autorizada al uso
de la marca "Ibercaja" por Ibercaja Banco S.A., que es titular de la misma