Cómo hacer más productiva tu empresa

Imprimir artículo Imprimir artículo
Descargar pdf Descargar PDF
José Antonio Ramos
Avante Marketing & Medios

 



No descubro nada si afirmo que en España se trabajan más horas que en el resto de Europa. Trabajamos más y sin embargo la productividad es más baja. Nadie se moleste.

Sorprende que los países más prósperos sean los que menos horas están en el trabajo. Pero es que esto no va de horas sino, como diría aquel ‘de echarlas bien’. La cuestión es registrar un buen dato de productividad por hora. Afortunadamente hemos ido desterrando la idea de que trabajar más horas no está relacionado con la productividad, o al menos, quiero creerlo así.

La productividad depende de la combinación de tres aspectos: los procesos implementados en la organización, los medios de los que disponemos y el buen desempeño del capital humano.

Los tres factores tienen claves de mejora, pero las empresas no siempre ponen los medios suficientes para abordar el camino a lo óptimo.

Muchas son las organizaciones donde los procesos son ‘los de siempre’ haciendo lo mismo que antaño. La resistencia al cambio nos lleva a optar por el mismo carril conductual y la misma manera de abordar los diferentes procesos. Pensamos en la orientación al cliente como epicentro del negocio y obviamos la importancia del cliente interno.

La inversión en medios a implementar es en lo que realmente se ha avanzado de una manera más sustancial. El aumento del interés por innovar o el sunami de avances tecnológicos han favorecido este segundo factor que mejora exponencialmente la productividad.

Por último, el capital humano está íntimamente ligado con la cualificación de nuestro personal. Generaremos valor añadido en tanto en cuanto se destine formación para la mejora continua y la especialización. Compensar generosamente al trabajador, mejorar el desempeño de sus funciones y hacer que su trabajo resulte más divertido son, sin duda, aspectos a los que la empresa no debe dar la espalda. 

Uno de los mandamientos de la empresa es no ignorar la voz del mercado.  Pero las normativas también deben ir viento a favor de las compañías y no impedir la mejora de su productividad. La responsabilidad, por tanto, es compartida y no únicamente de la empresa.

España es el país de entre las potencias europeas donde más ha crecido la productividad en los últimos años. La crisis pasada y la consiguiente modificación del tamaño de las empresas ha sido determinante para escalar posiciones respecto al resto de países. Son las empresas pequeñas las que todavía no han hecho los deberes y tienen un largo camino que recorrer.

En cualquier caso, para mejorar la productividad siempre comienza por la casilla de salida y es imprescindible que el primer responsable de la empresa lidere ‘de arriba abajo’ la mejora pretendida activando planes de acción con sus equipos. ‘Querer hacerlo’ debe ser su compromiso diario y liderar los tres aspectos de mejora no pueden perder el foco de atención de cualquier dirección en una empresa.


Todas las opiniones, comentarios o afirmaciones vertidas en los vídeos y artículos puestos a disposición desde este servicio web no son responsabilidad de Ibercaja, sino que muestran la opinión del respectivo autor.


Fundación Bancaria Ibercaja

Fundación Bancaria Ibercaja. C.I.F. G-50000652.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Mº de Educación, Cultura y Deporte con el nº 1689.
Domicilio social: Joaquín Costa, 13. 50001 Zaragoza.

Fundación Bancaria Ibercaja está autorizada al uso
de la marca "Ibercaja" por Ibercaja Banco S.A., que es titular de la misma