Coaching como estrategia para la innovación

Imprimir artículo Imprimir artículo
Descargar pdf Descargar PDF
María Hernández Abós
Coach Profesional Ejecutivo


La actualidad es manifiesta y sabemos que vivimos una economía globalizada, entornos dinámicos y cambiantes, mercados saturados en la oferta de bienes y servicios en muchos sectores. De la misma manera somos conscientes de la constante evolución de la industria en busca de una mejora de la eficiencia. Se actualizan las tecnologías, los procesos, las estructuras de las organizaciones, los sistemas de gestión, nuestras herramientas de trabajo, las infraestructuras…y en ocasiones todo este esfuerzo en innovación no se traduce en los resultados esperados en eficiencia, competitividad y diferenciación.

El informe “Competitividad Global 2017-2018” que publica el Foro Económico Mundial, en el que se valoran las principales causas que fomentan el crecimiento y la productividad de los países, refleja que, con respecto al año pasado, España ha bajado dos puestos, quedando en el trigésimo cuarto de un total de 137 países. Entre otras, uno de los factores de este descenso se debe a la falta de innovación, si bien también señala que la educación superior y la formación es uno de los puntos fuertes del país.

Es precisamente la innovación uno de los elementos determinantes a la hora de mantener la competitividad de las empresas. Huelga decir que para aumentar la capacidad de innovación entran en juego múltiples factores estructurales y económicos, pero hay un motor determinante que impulsa tanto la innovación, como la acción en las organizaciones, la persona.

Las personas, cerebro y corazón de la empresa, son las que impulsan los cambios y se adaptan a ellos, las que apuestan por proyectos de mejora y los lideran, las que deciden cómo y dónde invertir dinero y esfuerzos y las que deciden buscar nuevos caminos para lograr una mayor eficiencia. Así, la empresa que apueste por innovar, por actualizar sus procesos y tecnologías, por adaptarse e incluso liderar los cambios propios de su sector, también tendrá que buscar nuevas formas de optimizar el talento de sus personas.

Las personas no disponemos de ese botón de actualización automática que nos convertirá en el Ser Humano 2.0 pero sí tenemos en nuestra versión original innumerables recursos, un potencial extraordinario para adaptarnos a los cambios y para desarrollar nuevas capacidades y aprender. La formación está ya asentada como una de las palancas para desarrollar el desempeño que utilizan las organizaciones, sobre todo formación en las competencias técnicas, de hecho, como comentado, es uno de los puntos fuertes en el caso de España. Esta inversión en el capital humano de las empresas, ha dado un salto cualitativo, y cada vez más, hay un interés en el desarrollo de competencias personales como vehículo para la eficiencia empresarial.

El Coaching en el ámbito organizacional es un aliado a tener en cuenta una vez que la empresa ha decidido obtener el máximo potencial de sus equipos de trabajo. Porque de eso trata el coaching, de plantear objetivos, de pasar a la acción y de logro de resultados.

Así como la formación clásica en áreas técnicas trata de especializar al individuo a través de procesos y conocimientos estandarizados para lograr la máxima eficiencia, el Coaching se adapta a cada individuo, favorece que despliegue sus propias habilidades y talentos reconociendo a cada persona su unicidad.

Muy a menudo, el ritmo de cada empresa no permite a sus líderes observar su propia ejecución, acostumbrados a atender necesidades y urgencias en sus equipos. Un proceso de Coaching proporciona el tiempo y el espacio para tomar conciencia y responsabilidad sobre su propio trabajo, buscar alternativas a los procederes actuales e invitarles a observar el impacto de su comunicación y de sus acciones, tanto en sus propias vidas como en su organización. A lo largo del trabajo de Coaching, y a partir de la propia observación y la toma de conciencia, el individuo también mejora su relación consigo mismo y con su entorno.

Así, la inversión en Coaching en la empresa, junto con el logro de objetivos y el desarrollo de talentos y habilidades, trae resultados colaterales como una mayor satisfacción del empleado, mejor gestión del estrés y mayor bienestar, que impactan en el ambiente general de la organización.

Cuando cambian las personas y se gestionan mejor, cambian las empresas, y esto casi más que una innovación, es una revolución. Desde esta toma de responsabilidad renacen líderes más conscientes, capaces de transformar organizaciones, de adaptarse a los cambios, de buscar nuevos caminos, y de mover a las empresas con ellos, cuidando de su propio bienestar y del de los equipos.


Todas las opiniones, comentarios o afirmaciones vertidas en los vídeos y artículos puestos a disposición desde este servicio web no son responsabilidad de Ibercaja, sino que muestran la opinión del respectivo autor.


Fundación Bancaria Ibercaja

Fundación Bancaria Ibercaja. C.I.F. G-50000652.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Mº de Educación, Cultura y Deporte con el nº 1689.
Domicilio social: Plaza de Basilio Paraíso, n 2, de Zaragoza.

Fundación Bancaria Ibercaja está autorizada al uso
de la marca "Ibercaja" por Ibercaja Banco S.A., que es titular de la misma